martes, 13 de mayo de 2008

Facturas...

Por norma general, en el colegio, las matemáticas es la asignatura que más se nos suele resistir, y yo me atrevería a decir que eso de "los números" es un mal que está destinado a perseguirnos el resto de nuestra vida.

¿Cuántas operaciones tenemos que realizar diariamente para poder llegar a fin de mes? Sumas, divisiones y sobre todo restas a nuestro salario que acaban desesperándonos pero sobre todo que nunca cuadran.

Los ya bautizados como mileuristas aprendemos rápido a utilizar las cifras, a maquillarlas, incluso a ponerlas boca abajo para ver si sueltan algo, pero por más que sacudamos, lo que hay es lo que hay... Las facturas se acumulan, siguen llegando sin compasión, deudas atrasadas, compromisos ineludibles y el coche que suele tener la mala costumbre de romperse en el peor de los momentos, aunque no hay demasiados buenos, en definitiva, una lista que se hace interminable y que sientes como te envuelve el cuello cual soga asesina.

Creo que aquí en España deberían de tomar nota de la iniciativa de un tal Enzo Rossi, que después de ponerse a sí mismo un sueldo como el de sus trabajadores y al ver no que llegó a fin de mes, les ha subido 200 euros para que puedan vivir algo más desahogados.

Este empresario italiano, sólo consiguió llegar con su sueldo al día 20 y según ha explicado se sintió como si se hubiera sumergido en el mar a veinte metros de produndidad y hubiera descubierto que la bombona de oxígeno se había agotado, y eso que lo de él era tan solo un experimento, que unos cuantos milloncitos en el banco respaldándote deberían otorgarte una cierta seguridad, y digo "debería" porque nunca me he visto en esa situación, en la de tenerlos, claro....

La cuestión es que este empresario ha puesto en marcha una iniciativa a la que más de uno debería apuntarse, empezando por algún que otro político de nuestro país.

Yo termino mi post y sigo haciendo números, que con tres comuniones, una boda y el último arreglo del coche, me quedo sin bombona de oxígeno antes de los diez metros de profundidad...

4 comentarios:

Iván dijo...

Puf... Te compadezco, Neruda. Las facturas acaban por hundir casi cualquier economía familiar.
Y ojo con la Visa. Ésa sí que es el demonio.
¿A quién se le ocurriría celebrar las comuniones como si fueran una pequeña boda?

CARINA dijo...

bueno Neruda,al final me hiciste acordar a una cancion de un grupo ( auntenticos decadentes) buscalo y te reis un rato..la cancion dice : el dinero no es todo ,pero como ayuda,...hay que bueno que seria sacarse la loteria.....
un besote

Uno de los tres... dijo...

Horroroso cuando el fin de mes comienza el día 10. Nosotros nos hemos convertido en autenticos especialistas en la economía de guerra... Vamos sobreviviendo, asi que no se nos debe dar mal del todo.

neruda dijo...

Y lo peor Iván, es que a los niños eso de que les des dinero como que no les convence demasiado...ellos quieren regalos y el cómo paguen sus padres la comunión no les preocupa en absoluto. Así que si añadimos al dinero que damos en efectivo un regalito para satisfacer al niño en cuestión, el resultado es tremendo para nuestro bolsillo.
Tengo que mirar la canción Carina, y estoy de acuerdo con que el dinero no da la felicidad, pero jolines!!! cómo ayuda...jajaja.
Noe estoy de acuerdo contigo, es cuestión de supervivencia, y después de todo no podemos quejarnos si al final conseguimos, como bien dices, sobrevivir...

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog