viernes, 30 de diciembre de 2011

Un año más....

Hoy Javier cumple 12 años. Durante todo el día me han invadido numerosas sensaciones y recuerdos de uno de los días más felices de mi vida.
Aun recuerdo el calor que desprendía su cuerpo desnudo encima de mi pecho cuando apenas habían transcurrido unos segundos desde el inicio de su vida. El sonido de su llanto al salir de mi vientre y su rostro....Dios...su rostro....no puedo evitar emocionarme al recordar esa carita.
Y aquel bebé ha ido creciendo, pasando distintas etapas, y he de dar gracias a Dios por permitirme estar siempre junto a él, porque jamás había tenido tanto miedo a la muerte como lo tuve después de ser madre. Era (y sigue siendo) un horror pensar qué pasaría si yo no estuviera junto a ellos, porque aunque soy consciente de que puedo errar (de hecho creo que lo hago con demasiada frecuencia), sé a ciencia cierta que ellos me necesitan, por eso, hoy por hoy, me aferro a la vida con todas mis fuerzas (y ganas) por no dejarlos "desamparados". Son mi razón de vivir.
El motivo de este blog en su día, fueron mis temores precisamente por mi actitud ante Javier. Su personalidad me hacía sentir un temor que poco a poco se va transformando en confianza y tranquilidad. Supongo que puede parecer que no soy objetiva al definirlo (soy su madre), pero sinceramente creo que tiene una personalidad tan especial que sé que brillará con luz propia.
Noble, inteligente, dulce, simpático, divertido, respetuoso, ingenioso, extremadamente sensible, sociable, cariñoso, audaz.... solo puedo decir que me siento tremendamente orgullosa de él.
Hoy Montse me ha enviado un sms que decía así:

"Felicita a Javier de mi parte, y dile que seguro, que seguro que será un chico con un gran éxito en la vida porque tiene el corazón tan grande como el de su madre...."

Me ha emocionado muchísimo ese sms, porque creo que todos los que lo queremos tenemos claro lo especial que es, y eso nos hace esperar grandes logros, aunque el principal éxito será seguir manteniendo ese enorme corazón al que Montse hacía referencia.
He de apuntar (porque en este sentido no me gusta presumir ante nadie, aunque permitidme que hoy lo haga aquí) que ha sacado unas notas buenísimas: 7 sobresalientes y 4 notables. Yo tenía cierto temor... era un cambio de instituto, de compañeros, en definitiva, una etapa completamente diferente, pero el resultado ha sido más que positivo.
Ayer lo celebró con sus amigos (invitó prácticamente a toda su clase), y hoy en casa, ha soplado las velas en familia.
Creo que le estamos ofreciendo el mayor de los tesoros: una infancia llena de cariño y preciosas experiencias, aunque nunca será comparable con lo que él consigue día tras día: llenar mi vida por completo. Te quiero cariño....

domingo, 18 de diciembre de 2011

Siempre...Bisbal...



He de admitir que siempre he sentido una especial predilección por David Bisbal. Su último trabajo en acústico versiona algunos de sus temas más conocidos, pero también incluye algunos que podrían parecer inéditos y que en realidad no lo son. Éste en concreto me gusta especialmente. Fué interpretado en su día por un grupo llamado Alameda, y compuesto por el malagueño Juan Pacheco.
Todo un regalo sin duda....

jueves, 15 de diciembre de 2011

Es mejor caminar....



Caminemos...y si es posible, sin arrepentirse de ningùn paso dado en ese largo recorrido. Porque siempre existirán recuerdos capaces de hacernos suspirar...
Precioso tema, que sin duda, hará que más de un@ esboce una sonrisa...

martes, 13 de diciembre de 2011

Otro paso atrás....

Hoy no ha sido un buen día.
Me he sentido vejada y humillada gratuitamente, y lo peor es que, como de costumbre, no he tenido ni el más mínimo aliento de preservar mi dignidad frenando ese absurdo y desmesurado ataque.
Me he limitado a bajar la cabeza y a mantener un silencio que, por primera vez, me ha producido bastante dolor, pudiendo controlar tan solo mis lágrimas, pero no por la arrogancia de no permitir que él comprobara el daño que había causado, sino por pura vergüenza...sin más...
Me he sentido tan pequeña detrás de mi máquina registradora, tan tremendamente vulnerable, que no he conseguido mirar a los ojos a ningún cliente en un largo periodo de tiempo.
Y lo más curioso, es que el ataque no tenía ningún sentido, y estoy segura de que no ha habido nada por mi parte que lo haya provocado.
Es un cliente con un carácter bastante "complicado", y prácticamente desde el primer día, se ha dirigido continuamente a mí con gestos y palabras desagradables, y a pesar de ello, lo he tratado con mucha educación dedicándole siempre la mejor de mis sonrisas. Pero hoy la situación ha sido sumamente incómoda, llegando incluso a faltarme el respeto.
Cuando él ha salido del establecimiento, una clienta habitual que había presenciado el episodio, me ha reprendido por haber permitido que me faltara el respeto de esa forma..."no debes permitir que nadie te hable así.." me ha dicho entre atónita y ofendida.
Por lo poco que conozco la vida de este señor, creo poder justificar su comportamiento.
Andará cerca de los 60 años, y por su pronunciado amaneramiento, puedo intuir que quizá no haya sido fácil ser él mismo en una época en la que exponer una condición sexual distinta a la de la inmensa mayoría era un auténtico inconveniente. Y digo esto porque la sensación que tengo es que está continuamente a la defensiva, como si la crueldad de algunos, lo hubieran acabado contaminando y envenenando cada una de sus palabras y gestos. Sinceramente, y a pesar de todo, siento pena hacia él.
La sensación de malestar sigue estando dentro de mi pecho, presionando mis pulmones y haciendo que parezca que no entra la cantidad de aire necesaria para llenarlos plenamente. Supongo que mañana será otro día y que quizá una mirada tierna o una sencilla sonrisa, acaben borrando este martes y 13 que ha vuelto a ratificar que me queda muchísimo para conseguir mis tan ansiadas alas....

jueves, 8 de diciembre de 2011

Yo...y mi "King Kong"



Hoy es uno de esos días en los que sientes que te falta algo...algo importante...
Tengo "mono", aunque bien podría decir que es un auténtico "KING KONG", de algunas sensaciones...
Necesito....puff!!!, simplemente necesito....
Como bien dice Maná, "...se nos cae el cielo de tanto esperar...."

lunes, 5 de diciembre de 2011

Necesito una coraza...

Siento que últimamente mi sensibilidad se encuentra bastante agudizada, y eso, no me hace bien. Me impregno con demasiada facilidad de los problemas de todas y cada una de las personas que pasan por delante de mí a diario. Dificultades económicas y problemas de salud, caras de auténtica tristeza y cabezas cabizbajas hacen que mis ojos se humedezcan demasiado a menudo.
El tener que dejar atrás artículos de primera necesidad por no tener suficiente dinero o simplemente tener que ayudar a coger bolsas o a bajar los escalones a personas con auténticas deficiencias físicas, hace que me sienta tremendamente mal ante la imposibilidad de hacer algo más por arreglar su situación.
Y a la vez me siento tremendamente egoísta por tener esa sensación de malestar, porque yo vuelvo a casa, a mi ahora situación desahogada, a un hogar estable, pero los problemas de cada una de esas personas, siguen con ellas cuando la puerta automática del establecimiento se cierra tras sus espaldas.
Escucho suspiros que salen del alma, contemplo numerosas miradas perdidas y siento el temblor de algunas manos mientras las sujeto con fuerza para bajar esos malditos escalones (que el ayuntamiento se niega a eliminar por formar parte de una fachada antigua), y no soy capaz de desligarme de esos sentimientos ni siquiera cuando vuelvo a casa.
Supongo que he de aprender a poner una barrera para que todas esas sensaciones no me afecten, pero aun no sé cómo enfundarme esa coraza.
Tengo la necesitad cada mañana al levantarme, de un "buenos días!!" que me llene de fuerza, como sucedía hace un tiempo atrás... pero desgraciadamente, hoy día no dispongo de esas palabras para arrancar el día con el ánimo suficiente, porque sé que, en parte, eso ayudaría a que todo resultase más fácil.... (es fantástico que alguien consiga que todo resulte más fácil verdad??)
Y yo, al igual que todos aquellos que prácticamente en un minuto te cuentan su vida quizá por esa necesidad imperiosa que tenemos la inmensa mayoría de los mortales de ser escuchados, me desahogo en este rincón, porque a veces, las penas compartidas, parecen serlo menos.....

lunes, 28 de noviembre de 2011

IKEA....



Feliz 28 de Noviembre...

sábado, 19 de noviembre de 2011

El patito feo??

Supongo que debo de empezar esta entrada diciendo, o mejor dicho, admitiendo que no soy una mujer atractiva ni sexy, e incluso puedo añadir que tampoco me considero guapa...siempre he creído pertenecer a ese "montón" del que tanto se habla, eso sí, sin saber muy bien en qué parte de dicho montón me encuentro. Y decía antes que debía de exponer ante todo este detalle, porque, evidentemente, esta cuestión supongo que será primordial para dar, en parte, respuesta a mi gran duda.
El caso es que a la mayoría de mis amigas les ocurren situaciones...cómo definirlas?? ..."peculiares", "especiales" e incluso se podría decir que hasta de auténtica novela rosa con algún que otro personaje (del género masculino, claro). Siendo tremendamente objetiva, entiendo que a algunas de ellas les ocurran este tipo de cosas....pero, sinceramente, me resulta, al menos sorprendente, que les suceda a alguna que otra (sobre todo porque considero que también pertenecen al ya mencionado "montón"). La cuestión es que conmigo jamás (y cuando digo jamás es JAMÁS), nadie ha flirteado...ni una mirada cómplice, ni una palabra que evidencie ni el más mínimo interés, ni siquiera una amabilidad que pueda llevarme a pensar que ha existido la más mínima conexión.
Cuando lo he comentado con Montse (que por cierto ella sí que podría contar más de una anécdota de este tipo), siempre me ha dicho que el estar en casa y no tener una vida digamos demasiado "activa" fuera del mismo ambiente, hacía que estas situaciones no se dieran, pero ahora, y después de unos meses trabajando, sigo en el mismo punto...es decir...en la indiferencia total.
Alguien me dijo una vez que los hombres se rigen por una especie de "lenguaje corporal femenino" y digamos que ante la conducta de una mujer ellos saben si "atacar" o no.
Realmente yo no voy buscando "lío" por la calle (no me hace falta para nada, bastante lío tengo ya en casa)...pero...jolín!!!! cuando mis amigas me cuentan o yo misma veo con mis propios ojos lo que les pasa...pienso... y qué me falta a mí???, por qué no me suceden ese tipo de cosas nunca??....creedme si os digo que se trataría meramente de una cuestión para engordar mi propio ego, pero la realidad es que paso prácticamente desapercibida para el género masculino, es decir, que soy totalmente invisible, y sé que no exagero cuando afirmo esto.
En fín, supongo que deberé de conformarme con este estado de invisibilidad absoluta, porque también tiene su lado bueno....al menos evito ponerme más roja que el capote de Manolete (cosa que ocurriría con total seguridad si el caso llegara a darse).

viernes, 18 de noviembre de 2011

Cuídame....



Creo que no se puede expresar de forma más bella el cuidado y el respeto que le debemos a "nuestros locos bajitos"...porque como bien dice Pedro Guerra, ellos serán la fortaleza del mañana, nuestro mañana...Fantástica canción...

domingo, 13 de noviembre de 2011

Mi huella....



"Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.
Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Sin embargo, en cada vuelo...en cada vida, en cada sueño perdurará siempre la huella del camino enseñado...."

jueves, 3 de noviembre de 2011

sábado, 15 de octubre de 2011

Una naranja completa...


Para ser un poquito más felices, creo que deberíamos de entender que no necesitamos mucho más que a nosotros mismos...

domingo, 9 de octubre de 2011

Mi amiga del alma...


Ayer parecía ser un sábado normal, de hecho, era un sábado de lo más normal, hasta que tuve una visita que me conmovió de manera especial, y no porque fuera alguien que hacía mucho que no veía, o que simplemente no esperara, sino que esa "revolución" de sensaciones vino dada por las conclusiones que saqué cuando ella se marchó.
"Ella"....no es la primera vez que la menciono en este rincón (y supongo que tampoco será la última), pero aún así volveré a describirla. Montse es....¿cómo definirla?...es esa persona que no todo el mundo tiene la suerte de poseer en su vida. Mi apoyo incondicional (aun cuando no he actuado correctamente), la confidente de los secretos más inconfesables, MI AMIGA...mi hermana...
Hemos atravesado numerosas etapas en estos más de 20 años de amistad, y si bien es cierto que en ocasiones ha parecido existir más distancia entre ambas, ayer...durante su visita, la sentí tan cercana...tan "Montse", que tuve la sensación que estos últimos meses de algo más de lejanía, eran simplemente, historia pasada.
Tengo que confesar que en momentos puntuales, me he vanagloriado interiormente de ser yo la que acortaba ciertas distancias, pero ayer, me demostró que durante todos estos años, la artífice de que hoy día sigamos tan unidas ha sido, en gran medida, ella.
No me avergüenza decirle que la quiero (y que conste que no soy de utilizar demasiado esas palabras, salvo con mis hijos), porque realmente siento que lleva tanto tiempo formando parte de mi vida, que es una más en mi familia.
Aquel día, cuando una chica de 14 años se volvió desde su pupitre para hablarme a mí, una auténtica desconocida, de una forma tan natural, con tanta sencillez, en aquellos primeros días de clase, donde aun no conocíamos a nadie y apenas si levantábamos la cabeza porque la vergüenza nos corroía por dentro y por fuera... aquel día, encontré uno de mis mayores tesoros...
Y aunque sé que aún nos quedan algunas conversaciones pendientes (quizá más por mi parte que por la suya), no siento temor, ni angustia...sencillamente sé que a pesar de los Kms. (más de 300), y a pesar de los cambios que podamos sufrir por las diferentes experiencias que nos depare la vida, Montse seguirá ahí, siendo una de las piezas más importantes de mi vida...

sábado, 24 de septiembre de 2011



Cuánto echo de menos ser....princesa...

lunes, 19 de septiembre de 2011

Una nueva andadura....


En varias ocasiones he comentado que la existencia de este "mi espacio", se origina por mis miedos, principalmente, como madre... y como bien dice la cabecera de mi blog, miedos e inseguridades que crecen a medida que lo hace sobre todo Javier.
Comienza una nueva andadura, o mejor dicho, comenzamos juntos ese camino, y por lo que a mí respecta, con una serie de temores que quizá, y sin pretenderlo, le esté transmitiendo.
Nuevas amistades, una ubicación diferente y un método educativo totalmente distinto, hacen que sea un cambio demasiado brusco teniendo en cuenta que tiene tan solo 11 años.
Confío en él, en su capacidad para el estudio, pero me asusta que esa personalidad tan especial que posee suponga una auténtica traba.
Hasta ahora ha sido un niño que se ha adaptado muy bien a los diferentes grupos con los que ha estado, nunca ha pretendido destacar o llamar la atención. Suele parecerle todo bien, digamos que se amolda con facilidad a los demás, y sin saber muy bien si debo definir esto como un defecto o una virtud, he de confesar que en eso se parece muchísimo a su madre.
Yo creo que existen dos clases de líderes: aquellos que se auto proclaman como tales con la resignación y aceptación del resto, y los que son designados por el grupo porque realmente tienen el carisma necesario. Pues tanto mi hijo como yo no perteneceremos jamás a ninguno de esos dos grupos, aunque también sería justo mencionar que por lo que a mí respecta, nunca he echado de menos ocupar ese lugar.
Yo ....sencillamente...lo único que deseo es que no sufra.... o al menos lo justo en estas edades, y ya sé que ha de pasar por las diferentes etapas de la vida equivocándose y aprendiendo de esos errores, y para ello, deberá de hacerlo solo. Este pensamiento es objetivo y procede de la teoría pura y dura, pero como madre, he de admitir, que el instinto me lleva a querer protegerlo por encima de todo.
Se parece tanto a mí....que siento un miedo horrible de que cometa mis mismos errores, que deje atrás el mejor camino y sobre todo que no haga nada por remediarlo a tiempo.
Le digo mil veces que me siento orgullosa de como es , y aunque sabe que espero quizá demasiado de él, creo que también sabe que pase lo que pase, ese sentimiento de orgullo permanecerá ahí.
Siento que no me defraudará, lo siento de veras... pero no por si estudia una cosa u otra..o porque saque la mejor nota, sino porque será una gran persona, y el mérito de esto no creo que se me deba de atribuir a mí, porque estoy convencida de que es algo innato en él.
Supongo que mi cometido a partir de ahora es apoyarlo, aconsejarlo y sobre todo quererlo como hasta ahora lo he hecho y no hace falta decir que esto último es lo que más fácil me resultará....
Y admito que el mayor premio que la vida me podría otorgar sería que, cuando se convirtiera en todo un hombre, al mirar hacia atrás, se sintiera orgulloso de de mí....

miércoles, 24 de agosto de 2011

En la cuerda floja...


En mi trabajo tengo que estar durante muchas horas "cara al público". Por delante de mí pasan numerosas personas, cada cual con una personalidad diferente, con problemas distintos y también ellos, al igual que yo, tienen días, digamos... no demasiado buenos. Eso hace que, en algunas ocasiones, ciertas personas (afortunadamente una minoría), me hagan sentir...pequeñita...
Es cierto que soy sumamente insegura, pero ciertas miradas maliciosas o comentarios desafortunados, hacen que me sienta en la cuerda floja. E intentando ser objetiva, también debería de admitir que el problema es principalmente mío, no de ellos, por no levantar la cabeza y ser lo fuerte que debería.
Y lo más curioso y contradictorio, es que me gusta tratar con la gente, pero sí que es cierto que desde que he comenzado a trabajar experimento unos cambios de ánimo brutales, haciéndome sentir más que nunca en una montaña rusa.
Me gustaría sentir indiferencia ante aquel que, por ejemplo hoy, me ha hecho sentir estúpida con su comentario después de equivocarme al darle el cambio, o ante la señora que ayer se enfrentó a mí de forma desmesurada porque, según decía "cobrábamos las bolsas muy caras", pero, hoy por hoy, todo me afecta más de lo que desearía, y esa indiferencia aun queda demasiado lejana...
Pero lo mejor de este trabajo es que puedo abrir a diario mi ventana particular de forma mucho más directa. Ya escribí una entrada en la que contaba cómo me pasaba las horas mirando por mi ventana e imaginando la vida, problemas, sentimientos, etc. de numerosos transeúntes. Algunos pasan por delante de mí sin apenas mediar palabra, y en ocasiones me enternezco por un gesto o me llama la atención un rasgo...sirviéndome de ésto sencillamente para seguir avivando mi imaginación (en realidad ése ha sido siempre mi mundo..la imaginación). Pero en otras ocasiones hacen comentarios personales acerca de sus vidas, de sus problemas y de sus emociones... y entonces durante unos minutos me implico en su historia de forma tan directa que apenas si queda algo para la imaginación.
Creo que a pesar de esa inseguridad y de la sensación de ser en determinados momentos diminuta...existen algunas experiencias que me están enriqueciendo....
De todas formas, y por mucho que me empeñe, mi mundo siempre será mucho más acogedor delante de un papel en blanco y sin nadie alrededor...

viernes, 12 de agosto de 2011

De vez en cuando la vida...



Porque, afortunadamente, han sido muchas las veces que me he sentido abrigada mientras compartía un café con la vida... y nadie mejor para narrarlo que Serrat...

miércoles, 3 de agosto de 2011

Sencillamente....esta...sí que soy yo...



"...y esta soy yo..ahora llega mi momento, no pienso renunciar, no quiero perder el tiempo..."
Creo que esta frase define bastante bien esta nueva etapa...
Hace un par de días que comencé a trabajar, y estoy segura de que este paso es la culminación de ese "desarrollo personal" que he ido experimentando durante este último año.
Sin duda, queda un largo camino, pero al menos ahora, tengo la ilusión necesaria para recorrerlo.
De todas formas, y por si alguien aun podía dudarlo, como bien dice esta canción: "...dicen que soy una chica normal..."

jueves, 21 de julio de 2011

Mis Relatos....

Reencuentro.... (1ª Parte)


27 de Mayo, 6:30 de la mañana y aquel ruido, en principio lejano, iba tomando más protagonismo a medida que pasaban los segundos. Blanca abrió un ojo y casi de forma mecánica, alargó su brazo para pulsar aquel botón destinado cada día a ponerla "en marcha".
Como cada mañana y como si de un ritual se tratase, colocó su pie derecho en primer lugar en el suelo y seguidamente hizo lo mismo con el izquierdo. Era sumamente quisquillosa con esos pequeños detalles, manías que se habían convertido en una auténtica rutina para ella. Y siguiendo con aquel ritual calzó en primer lugar su pie derecho en aquellas zapatillas de un rosa pasteloso y adornadas con numerosos motivos florales. Fué derecha hacia el aseo, casi tambaleándose todavía por el sueño. Lavó su cara, y haciendo uso de nuevo de aquellas manías secó primero sus manos y después su rostro. Hacía mucho tiempo alguien le había mencionado que si siempre lo hacía en ese orden, jamás tendría un dolor de muelas, y aunque presumía de ser bastante incrédula, la realidad era que en ese sentido, su personalidad, flaqueaba hasta el punto de seguir cualquier leyenda urbana.
Se había puesto sus vaqueros favoritos, bastante ajustados y algo despintados, y estaba a punto de meter su cabeza dentro de su camiseta cuando percibió un suave sonido. Eran una especie de campanitas que sonaban en un tono bastante armonioso y agradable. Por un momento contuvo hasta la respiración en un intento de localizar aquel delicado tintineo, pero éste se desvaneció en el silencio de su habitación.
Terminó de vestirse pensando que quizá había sido un sonido proveniente del exterior y sin darle mayor importancia se dispuso hacia la cocina para tomar su café matutino.
Esa noche no había dormido demasiado bien, algo bastante inusual en ella. El mismo sueño la había acompañado durante toda la noche haciéndole sentir un cosquilleo que no podía terminar de comprender. Se veía a sí misma, en un inmenso jardín, con un precioso camisón blanco, esperando delante de una enorme puerta con grandes labrados.
Había vuelto a repasar aquel sueño mientras soplaba sobre la taza de su café, y casi con la mirada perdida, había recordado un pequeño detalle que hasta ahora había pasado desapercibido. No estaba sola en aquel jardín. Recordó como un pequeño hombrecillo había traspasado aquella enorme puerta desapareciendo tras de ella.
Volvió de nuevo a la realidad cuando en su reloj de cuco sonaron las 7 en punto de la mañana y se apresuró a coger su bolso y las llaves de su viejo coche para un día más, y como en los últimos diez años, fichar en aquel trabajo que tanto la absorbía.
La mañana estaba transcurriendo con total normalidad, hasta que Elena, su compañera de trabajo, le propuso como hacía siempre, tomar el segundo café del día.
Justo cuando ambas se dirigían hasta la máquina del café, Blanca volvió a escuchar aquel especie de suave tintineo.
- ¿Oyes eso Elena?, le preguntó mientras le sujetaba un brazo intentando frenar su andadura hasta la expendedora de café.
- ¿A qué te refieres?, le respondió su amiga.
- Esas campanitas, schsssss...escucha Elena.
- Sí claro - prosiguió Elena -sólo me faltaba escuchar "campanitas" por la mañana - y con gesto sarcástico continuó diciéndole -Bueno, quizá, si Pablo hubiera pasado la noche conmigo...seguro que podría escucharlas - a lo que le siguió una sonora carcajada.
Blanca permaneció parada unos segundos más, casi inmóvil y volvió a recibir en su mente como si de un fogonazo se tratara, la imagen de la gran puerta de su sueño.
Volvió a la realidad de forma brusca debido a la broma de otra de sus compañeras. Alicia, al pasar junto a ella, acercó una bebida fría a su brazo, pero seguía tan bloqueada, que tan solo le dedicó una tenue sonrisa sin mediar palabra alguna.
- Blanca!! - exclamó Alicia, -qué rarita andas hoy chica, ¿te ocurre algo?
- No, nada, quizá sea que no he dormido demasiado bien - argumentó Blanca bajando la mirada mientras se dirigía hacia ella.
Algo estaba pasando. No sabía muy bien qué, pero sus sensaciones eran...diferentes.
El resto del día estuvo demasiado pensativa, cabizbaja y en parte agobiada. Deseaba hoy más que nunca volver a casa y no ver a nadie más.
Fué un día bastante rutinario; revisar presupuestos, ajustar la agenda del director, lidiar con el jefe de departamento y por supuesto, aguantar los últimos chismes de la oficina, casi siempre contados con pelos y señales por Belén, la recepcionista.
Por fin llegó la hora de volver a casa, porque aunque adoraba lo que hacía, quizá por la seguridad que le otorgaba en muchos sentidos aquel empleo, hoy deseaba escapar de lo que había sentido por primera vez como una especie de jaula adornada con grandes ventanales demasiados altos como para vislumbrar el azul del cielo.
Otra vez aquel sonido, justo cuando introducía la llave en la cerradura de casa... Esta vez simplemente sacudió su cabeza intentando desechar el temor que empezaba a apoderarse de ella, y entró en la vivienda acompañada de esa extraña sensación que había ido aumentando a medida que pasaban las horas.
Llegó hasta el salón, encendió la lamparita que presidía el viejo aparador, y al cerrar los ojos volvió a su mente aquella gran puerta.
Nada de aquello tenía el menor sentido....

martes, 19 de julio de 2011

Mi lamento...



Hecho de menos mil sensaciones de un pasado no tan lejano. "...me muero si no estás, y ya no estás"...Nadie murió, pero, sin embargo, en algún rincón, sigue guardando su luto mi compañera de viaje durante todo aquel tiempo...la ilusión.

domingo, 29 de mayo de 2011

lunes, 16 de mayo de 2011

Mis relatos...




"Abrígate"...






Resonaba en su mente, casi martirizándola, cortando su respiración, aquella palabra utilizada como despedida improvisada...aquel "abrígate" había supuesto un adiós y el despertar ante una cruda realidad.
Después de un año lleno de complicidad, de numerosos sentimientos y sensaciones, de encuentros esporádicos en aquella fría habitación de hotel, Miguel simplemente le dedicó aquel último "abrígate" dejando atrás lo que para él parecía haber sido el peor error de su vida.
Ella recordaba cada gesto, cada rasgo de su cara, cada uno de aquellos furtivos besos y a pesar de tener la sensación de haber vivido una mentira, no podía guardarle el más mínimo rencor.
Aquella llama que prendió de forma tan vigorosa, sin apenas ser avivada, había ido perdiendo su fuerza en los últimos meses, y ya nada parecía ser igual. Ella hacía caso omiso a las señales que indicaban que algo había cambiado...Miguel no era el mismo, ya no percibía su calor, pero aun así, seguía ilusionada con aquella relación que le aportaba la dosis necesaria de libertad para seguir viviendo de forma mucho más plena.
Sus llamadas cada vez eran menores, los huecos aumentaban y casi sin darse cuenta, acabó acostumbrándose a aquellos vacíos, a aquella situación rocambolesca donde ella deseaba exigir aun sabiendo que no tenía derecho a ello.
Era "la otra", aquella que debía besar en silencio, a escondidas, pero a pesar de ello, aquellos encuentros casi a hurtadillas le habían aportado la dosis de felicidad que necesitaba aquel corazón lleno ahora de mariposas...."sus mariposas"....aquellas que reboloteaban cada vez que el teléfono sonaba, aquellas que Miguel se había preocupado de hacer volar durante todos esos meses.
"Nunca debió pasar"..se decía una y otra vez casi fustigándose ante su conciencia, pero sobre todo ante su dolor. Quizá Miguel solo necesitaba una vía de escape, vivir un breve sueño, saborear otros labios, probar otro cuerpo....quizá ella tan solo había sido un mero instrumento para salir de una rutina que lo ahogaba sin compasión....quizá pronto buscaría otra sustituta para aliviar la desazón que, según él siempre decía, formaba parte de cada uno de sus días, y sobre todo de cada una de sus noches.
Habían pasado ya algunos meses desde aquella ruptura, y ella seguía sintiéndose ridícula cada vez que Miguel paseaba por su mente, arrogante, impasible, sin compadecerse de aquellos sentimientos que aun perduraban, haciéndola sentir casi imperceptible.
Nunca le ocultó su situación...era un hombre casado, con hijos, presumía de numerosas responsabilidades y de un espíritu entregado al sacrificio...sus hijos eran lo primero, el principal motivo por el que seguir con el camino establecido, aquel que él mismo eligió hace demasiados años junto a aquella mujer que no lo hacía feliz....pero....¿por qué entonces se sentía engañada? Es cierto que ambos habían soñado despiertos, pero ella nunca le pidió que aquellos sueños se hicieran realidad...simplemente deseaba seguir ahí de alguna manera, sentir que había dejado su huella...pero él la había hecho salir de su vida por la puerta de atrás, sin demasiadas explicaciones, con cobardía, con miedos incompresibles y sobre todo con algunas mentiras que ella disimulaba haber detectado.
"Abrígate"....una lágrima rodó hasta la comisura de su boca al recordar de nuevo esa palabra....porque no hay nada más triste, que un recuerdo feliz.
Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog