jueves, 25 de octubre de 2012

Mis Relatos....

 "Deseo"....

Paula se había tumbado en la cama. Esperaba ansiosa que Raúl llegara a casa. Había estado todo el día sumamente excitada, deseosa del calor de su cuerpo, de sus besos, de sentirse poseída por una pasión desatada sobre todo en las últimas semanas.
El tirante de su camisón se deslizó suavemente mientras su brazo buscaba acariciar el interior de su muslo. Un escalofrío recorrió su cuerpo haciéndola estremecer. Cerró sus ojos en un sutil intento de atraer a su mente el cuerpo desnudo de Raúl. Mordió su labio inferior al mismo tiempo que se encogía haciéndose prácticamente una bolita.
Un latido se había instalado en su sexo y esos zumbidos rítmicos le hicieron cruzar las piernas apretando fuertemente los muslos.
Su frente empezaba a humedecerse. Apartó su flequillo resoplando hacia arriba con aquel gesto que tanto le gustaba a Raúl y utilizando las dos manos recogió el resto del pelo apartándolo también de su mojada nuca.
Había elegido para esa tarde aquellas braguitas de encaje negro. Raúl era sumamente fetichista, y precisamente había sido él quien se las había regalado hacía tan solo un par de días.
Se sentó en la cama. Su tirante derecho seguía caído dejando ver parte de uno de sus pechos. Alargó su mano hasta la mesita buscando un poco de agua. Sentía su boca tremendamente seca. Tan solo humedeció sus labios y seguidamente los recorrió con su dedo índice dibujando su perfil. Continuó bajando por su barbilla y cuello, dibujando prácticamente una línea recta hasta llegar a sus pechos. Estaban firmes y erectos; esperaban otra piel y las caricias de otras manos.
Giró repentinamente su cabeza. Había percibido el sonido de las llaves introduciéndose en la cerradura. Escuchó pasos recorriendo el pasillo hacia el dormitorio. Raúl se paró justo en el quicio de la puerta.  
La observó detenidamente. Un silencio brutal se apoderó de la habitación. Dejó su maletín en el suelo lentamente y empujó con suavidad la puerta de la habitación dejando atrás el oscuro pasillo que sería testigo de cada uno de sus gemidos.....

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El tirante de su camisón se deslizó suavemente...

Es curioso, pero desde que lo leí por primera vez el 26 de octubre me pregunto qué llevaba Raúl en su maletín...

neruda dijo...

Ella se había puesto perfume...había apretado de forma delicada la perilla de su frasco dirigiendo el vaporizador hacia el lóbulo de su oreja....y mientras repetía frente al espejo el mismo ritual pero hacia el lado contrario de su cuello, pensó en Raúl...
Su maletín???...supongo que estaría repleto de excitación y ganas de sentir la piel de Paula...Ojalá algunos maletines estuvieran llenos de los mismos deseos...no cree usted???

Anónimo dijo...

¿Un frasco de perfume de esos antiguos? Si era así, creo que ella también era fetichista y sensual, más de lo que ella misma podría pensar...

Y los maletines... seguro que alguno hay lleno de esos (y más) deseos. Sólo es cuestión de hallarlos.

Le deseo feliz y "curioso" 2013. Ah, y más asiduidad en sus relatos.

neruda dijo...

Gracias e igualmente le deseo lo mejor...
Y no olvide llenar siempre su maletín...Un saludo.

Mon Calzado dijo...

Cuando me siento un poco perdida...me gusta venir a esta pagina...me hace sentir reconfortada...y esta noche es uno de esos días, casi nunca hago comentarios, simplemente prefiero pasar de puntillas, hay veces que necesito decir que echo mucho de menos cosas que ya no tengo, mirar de reojo a otro tiempo donde todo era diferente y nosotras éramos diferentes, en muchas cosas hemos crecido, madurado sin que nadie nos regale nada.....quizás todo lo contrario. Muchas veces tengo la sensación de que avance en mi vida sobreviviendo como pude... sin decir todo lo que sentía en ese momento y en noches como hoy me pesa ese lastre que llevo....mañana será otro día y seguiré mirando hacia adelante, mirar hacia atrás solo me lo puedo permitir en contadas ocasiones....como esta noche....

neruda dijo...

Todos hemos cambiado. Pero te aseguro que, hoy día, sigo viendo en ti mucho de aquella jovencita a la que me uní de forma incondicional.
Inteligente, decidida, sociable, dulce, valiente, tenaz, tremendamente especial, amiga de sus amigos y sobre todo, alguien que siempre ha brillado con luz propia... Todo esto sigue estando en la mujer en la que te has convertido.
La vida nunca te entregó nada fácilmente. Los recodos y baches del camino se han cebado quizá en exceso contigo, y has sido lo suficientemente fuerte y luchadora, como para conseguir tus objetivos a pesar de todo.
Sé lo que significa viajar con demasiado lastre, todos tenemos en nuestra maleta algún paquete q nos pesa demasiado, pero te digo algo amiga, si algo he aprendido en la vida es que hay ciertos paquetes que resulta imposible dejar atrás, lo importante es aprender a seguir caminando con ellos procurando que pesen lo menos posible.
Encuentra la manera amiga....cada persona aligera el peso de una forma distinta, pero no mires atrás con la sensación de que cualquier tiempo pasado fue mejor.
Caminante no hay camino, se hace camino al andar...recuerdas??
Un besazo enorme amiga del alma....

Anónimo dijo...

Esta mañana he sentido que la vida es tan "curiosa" que la más invisible de las personas puede ser la que más luz tenga en su interior...

neruda dijo...

Curiosamente, y como bien decía Jarabe de Palo, todo depende del color con que se mire...,

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog