lunes, 26 de octubre de 2009

Mi escapada...

Creo que ya es sabido por todos los que seguís este blog, que el verano no ha sido todo lo bueno que yo hubiera deseado.
He hablado también en alguna ocasión de alguien que forma de manera especial, parte de mi vida...ese gato que, por fortuna, está junto a mí.
Montse..ese "aprendiz de gato" como ella misma se denomina (aunque por lo que a mí respecta, es un gato de los pies a la...cola?), me propuso cambiar de aires, ella sabía que me vendría bien visitarla...desconectar...y así lo hice.
Para los que no me tengáis muy ubicada, yo vivo en un pueblo de Jaén, y ella, desde hace unos años y por motivos laborales, reside en Madrid. La idea era la de irme SOLA a pasar el fin de semana con ella, y he de reconocer que la idea me atraía tanto, que no me importaron los entrecejos fruncidos ni los reproches de ciertas personas de mi entorno, así que, sin pensármelo demasiado...hice la maleta...y me dispuse a emprender viaje.
Principios de septiembre, y allí estaba yo...montada en aquel autobús, con la sensación de que me llevaría al otro lado del mundo, como si aquello fuera una auténtica aventura...algo fuera de lo común, y hasta me sentía especial por creerme protagonista de aquella sin razón.
Montse me había organizado el fin de semana...era viernes..yo llegaría sobre las 7 de la tarde y ya tenía cita a las 10 de la noche en unos baños árabes.
Cuando me bajé del autobús, casi me encontraba como Paco Martínez Soria en una de su peliculas en blanco y negro, solo que yo, no llevaba la gallina a cuestas.
Empecé a temblar nada más poner los pies en el suelo, pero yo mantenía el tipo, aparentando una normalidad ante los ojos de todo aquel que pasaba junto a mí.
Montse tardó un poquito en llegar y mientras la esperaba (sin moverme del sitio ni un cm. tal y como me había dicho ella), sentía un nudo en mi estómago, quizá cierto cargo de conciencia por sentirme tan bien lejos de casa y de los mios.
Fuimos a visitar algunas tiendas y después a tomar unas cañas antes de aquella relajada sesión en los baños árabes.
Cuando estaba allí dentro...con aquella oscuridad y esa musiquilla árabe de fondo...no pude evitar cerrar los ojos en más de una ocasión intentando quizá, buscar esa paz que tanta falta me hacía.
Disfruté muchísimo del viaje...visité lugares nuevos..degusté platos de cocina internacional, como la griega, pero sobre todo, hablé muchísimo...necesitaba descargar de alguna forma muchos de mis miedos, de mis sueños, y aquel gato acurrucado al otro lado de la cama...era el confidente perfecto. No dormí apenas en las dos noches que estuve allí...en parte porque me sentía tan excitada, no sé, todo me parecía tan nuevo...hacía tanto que no disponía de esa libertad, de tiempo exclusivamente para mí, y sobre todo, de disfrutar de la compañía de Montse de forma más directa, no solo a través del hilo telefónico.
Descubrí la mermelada de frambuesa, y ya sé que no hay que ir a Madrid para eso, basta con acercarse al centro carrefour más cercano, pero era el hecho de abrirme a todo...incluso a sabores nuevos...soy demasiado metódica en todo, y eso, aquel fin de semana, cambió.
Bebí mi primer mojito, y mi segundo y ....bueno...lo dejaremos ahí... Bailé como una loca y abrí mis sentidos a todo. Fué un fin de semana mágico...
Cuando me monté de nuevo en aquel autobús para volver a casa....sentí cierto temor...temor a que una vez en mi vida cotidiana, volviera a sentir la necesidad de esa libertad, que la extrañara, que la ansiara... Me estoy esforzando tremendamente por cambiar todo lo que no me gusta, todo lo que considero negativo...quiero soltar lastre...hay cosas que me pesan demasiado. Quizá no conseguí saber qué es lo que quiero a ciencia cierta..pero sí que aquella escapada me sirvió para saber qué es lo que no quiero bajo ningún concepto...supongo...que eso es un comienzo...

2 comentarios:

KHORNE dijo...

A veces, estos 'Ángeles', los encontramos en los recodos más singulares, internet está lleno de estas personas con esa necesidad de ayudar y otros de ser ayudados.

Aférrate a ese aprendiz de gato, que a bien seguro te hará ver la vida de un prisma distinto y beneficioso para ti. Por lo que te he leido, veo que lo has pasado muy bien por los madriles, me alegra enórmemente.

A veces tras la caida, el remontar el vuelo puede ser costoso y dificultoso, pero que es más bello que el intentarlo...

Para cualquier cosa, ya sabes donde encontrarme, por supuesto voy y vengo, visitando los tejados de esta gran comunidad de amigos virtuales.

Tu otro gato ;)

El redactor dijo...

Que bueno Neruda ! Yo ya creia que nunca salias de tu casita...

Hay que salir un poco, viajar y vivir otras situaciones. Ya se que a veces es dificil, pero hay que intentar tener tiempo para uno mismo.

"Progresas adecuadamente" como dicen en el cole ;)

Plantilla original blogspot modificada por plantillas blog