jueves, 31 de marzo de 2022

Callejones sin salida...

Hoy prefiero no caminar por ciertas calles. Me parece aburrido, e incluso kafkiano, perder tiempo y vida recorriendo ciertos pasos. La vida está hecha de sinsentidos y, a veces, el ignorante es el único que vive feliz. 
Posiblemente, mañana, vuelva a doblar la esquina buscando respuestas (de hecho, estoy convencida de ello), pero hoy seré necia... y feliz. 
Y es que, algunos recorridos, pueden llegar a ser callejones sin salida... 

miércoles, 30 de marzo de 2022

Vidas de cuento...

Como en un cuento de 
Dickens, 
relleno días hábiles 
con inéditas historias 
para mantener vivas quimeras
e inquietudes. 
Personajes que nacen
para desbancar
grises identidades, 
y que, a golpe de imaginación,
ganan el pulso 
a quien osó crearlos. 
Quiero ser león, grillo 
o conejo. 
Ser protagonista 
y narrador de leyendas
que nunca pudieron
ser contadas, ni olvidadas. 
Unir a ellos corazón y vida 
en una fábula interminable, 
donde redimirse
no cueste tan caro. 
Vidas de cuentos infantiles
e irreales, 
que conspiren contra realidades
aletargadas y moribundas, 
para anclar ilusiones
en presentes inciertos
y previsibles futuros... 

lunes, 28 de marzo de 2022

Mariposas...

Quisiera que mil mariposas
me cegaran. 
Que el aire de sus aleteos
aliviara rubores y 
despejara dudas. 
No quiero ver más allá
de ellas, 
deslumbrada por colores
que tiñeran grises rutinas
e historias en blanco y negro. 
No las necesito en mi estómago,
sino pegadas a mi piel 
para que, como viejos tatuajes, 
contaran relatos inacabados
e inanimados,
donde yo pudiera ser 
heroína en mundos más
propios que ajenos. 
Y con ellas adornando mis pestañas, 
las miradas serían 
faro y brújula, 
para no volver a perderme
en caminos de idas
y vueltas desesperadas...

miércoles, 23 de marzo de 2022

Mares impasibles...

Esperando un mar donde navegar.
Donde surcar por todos los sonetos
que esperan ser escritos...
y sentidos.
Anclado queda el miedo a naufragar
entre letras y tinta,
porque los versos no ahogan
más que las lágrimas
que andan guardadas en los bolsillos.
Y una pequeña flota,
cargada de palabras,
aguarda que pase
la tormenta que pueda borrar
su origen
y destino.
Porque, a veces, la vida navega
en pequeños barcos de papel
huyendo de mares impasibles,
en días imposibles... 

lunes, 21 de marzo de 2022

Papeles en blanco...

Manos vacías de caricias
y llenas de la tinta 
que no supo encontrar 
mi papel en blanco. 
Torpeza en los trazos
al tachar corduras 
y conciencias, 
desbordando oscuridad
en la piel y bajo unas uñas
que ya no arañan
realidades. 
Y mientras tanto, 
miles de páginas esperan, 
arrugadas,
letras ordenadas formando
poemas desordenados, 
capaces de acelerar
mis pulsos... y apetitos. 

domingo, 9 de enero de 2022

Entierros...

Quiero descansar en una fosa oscura
y profunda. 
Refugiarme entre tierra húmeda
y raíces enredadas 
repletas de vida. 
Y silencio. Un sigilo que cultive
y ancle en la tierra palabras 
que el viento no pueda
robar. 
Déjame yacer desnuda. 
Sin bolsillos que llenar. 
Sin zapatos que prestar. 
Solo mis despojos. 
Solo mis demonios. 
Será así voluntad y libertad
en un pozo con fondo, 
ése que casi toco con la punta
de los dedos 
en cada uno de mis 
entierros. 

miércoles, 15 de diciembre de 2021

Puta tristeza...

Ella lo ocupa todo.
Se multiplica como una plaga silenciosa y, haciendo guardia, espera un momento de debilidad para embriagar de sequía un cauce de vieja savia. 
Tristeza que encumbra miserias, nostalgia y olvido, cobrando peaje a quien penetra en pieles ajenas para desnudar... y abrigar. 
No miro su cara, ni las cuencas vacías de unos ojos que roban realidades; mi realidad, y la que a golpe de anhelos, llegó a ser también la tuya. 
No desaparecerá con susurros huérfanos de verdad, ni juegos de palabras capaces de exaltar egos a costa de hundir vanidades. 
Habita en mí, tomando una posición privilegiada y, reuniendo un ejército de sombras, tiñe de oscuridad compromisos y talantes encarnados, maquillados quizá, para salvarme de ella... y de mí misma.